domingo, 13 de septiembre de 2015

Juana la del Pipa, Dolores Agujetas,Jesús Méndez, Diego del Morao y Manuel Parrilla. "Jerez". Sábado 12 de Septiembre. Real Alcázar de Sevilla.

El Alcázar se llenó para ver como canta y como toca Jerez. El acierto de la organización fue precisamente poner sobre la tablas a unos artistas que nos dan una medida aproximada de lo diferente y lo común que puede llegar a ser la capital mundial de flamenco.
Tres voces deudoras de tres tradiciones diferentes y dos guitarras con el pulso del pasado y del futuro enredado entre sus bordones.
Como no podía ser de otra forma la noche comenzó por bulerías. Con Diego del Morao y Manuel Parrilla navegando entre falsetas propias y heredadas y llevados en volandas por el sobresaliente compás de Ané Carrasco, Juan Grande, y Juan Diego Valencia.
Los tres cantaores se fueron al centro a decir los matinetes,cada cual a su manera,cada cual con su metal, rasgado y oscuro en Tia Juana, luminoso y preciso para Jesús , trémulo y ancestral para Dolores.
La guitarra de Diego se encargó de bregar en primer término con la anarquía de Tia Juana por tientos, misma anarquía con la que Parrilla tuvo que lidiar para unas estremecedoras seguiriyas de Dolores Agujetas. El guitarrista supo dominar el desenfreno del cante y poner la sonrisa admirada en la cara de Diego del Morao, sentado en segundo plano.
Las alegrías de Jesús Méndez fundieron el clasicismo de la Plazuela con el desaforado juego rítmico de Santiago.Mención especial a un Ané Carrasco en estado de gracia,capaz de acompañar sin ruidos y de rematar en lugares imposibles.
Parrilla  volvió  soberbio a tocar al frente,esta vez  soleá por bulerías,  para una Tia Juana arrojada y arriesgada, creciéndose con una sonanta certera que comenzó a sacar los oles de los aficionados. Mismas manos para los Fandangos de Dolores y para en solitario bordar unas descomunales seguiriyas.
El turno de Diego  vino de la mano del que a mi parecer fue el momento grande de la noche. Jesús Méndez cantó por soleá de forma colosal,contagiando al guitarrista en un mano a mano que creció y creció hasta dejarnos extasiados.
De ahí hasta el final, bulerías, de todos los pelajes y colores. Con Parrilla de Jerez y Moraito Chico escondidos en las cuerdas de su sobrino y su hijo respectivamente,pataitas por doquier y muchas sonrisas. Fin de fiesta largo,fin de fiesta jerezano.


Toque Diego del Morao, Manuel Parrilla
Cante Juana la del Pipa, Dolores Agujetas, Jesús Méndez
Baile Fernando Jiménez
Percusión Ané Carrasco
Palmas Juan Grande, Juan Diego Valencia

viernes, 11 de septiembre de 2015

Arcángel y Voces Búlgaras. Estruna. Jueves 10 de Septiembre. Real Alcázar de Sevilla.

Casi al final, Arcángel nos habló sobre el orgullo que le invadía al poder dar continuidad a la idea que el maestro Morente  tuviese unos años atrás. El cantaor onubense no esconde ni sus pasiones ni sus influencias,pero además tiene una forma tan personal y transparente de hacer el flamenco, que es un lujo poder ser testigos de su presencia en la actual escena.
Esta fusión no es nueva, un servidor tuvo la inmensa fortuna de ver a Morente hace la friolera de quince años en el Auditorio Manuel de Falla granadino. La sensación aquel 6 mayo del 2000 fue tan tremenda que me entregué en cuerpo y alma a la obra de Enrique.Pero lo que hace Arcangel es afinar el instrumento que inventó el maestro,para poder cantar con su propia tonalidad y su propia perspectiva.
Estruna también nos enseña como siente el flamenco un jazzman italiano , como siente la tradición bulgara un onubense o como un coro de 8 mujeres cantan en una lengua desconocida  melodías tan ajenas y tan similares a las de su propia tradición.
El elenco artístico fue un lujo, a las espectaculares voces femeninas y la no menos espectacular dirección, se sumó el pulso eficaz del bajo de Pedro Vinagre y la superlativa visión de la sonanta de Antonio Forcione. Diassera y Dani de Morón,habituales secuaces del cantaor,son unos músicos tan sobresalientes que convirtieron en un concierto propio cada instante que la voz buscó el silencio.
Sobre el repertorio, contar que escuchamos seguiriyas polifónicas,tangos jazzeros y alegrías del este. Que el Levante y el Fandango nos despeinaron con mimo, contar que Arcángel bordó la Aurora de Nueva York. Contar que Antonio Forcione nos llevo de paseo por la Alhambra y que todos se atrevieron a dibujar una emotiva despedida con La leyenda del tiempo camaronera.
Sobre el cantaor,hay poco que añadir a las críticas que le he podido hacer en el pasado. Dice el cante con belleza en el aliento, con sabiduría, riesgo y fuerza. Da su sitio a quien se comparte con el sobre las tablas y disfruta un poquito mas cada año que pasa.Arcángel, lo dije hace menos de un año, es para mi paladar el máximo exponente del cante flamenco de su generación. Y tener la dicha de disfrutarlo como espectador habitualmente no hace sino acrecentar mi admiración por la sencillez y la elegancia con la que nos regala su arte.


Voz flamenca: Arcángel
Guitarra acústica: Antonio Forcione
Guitarra flamenca: Dani de Morón
Bajo: Pedro Vinagre
Dirección del coro: Georgi Petkov
Coro: Las Nuevas Voces Búlgaras “Laletata”: 
 María Alexandrova, Radostina Stefanova, Biserka Pilarska, Boriana Vasileva, Ivelina Dimova, Tatiana Valkanova, Adela Markovska, Monica Bozhichkova y Denislav Alexiev.
Percusión: Agustín Diassera

jueves, 9 de octubre de 2014

Pastora Galván. &dentidades. Bienal de Sevilla 2014

 Pastora trajo como nueva propuesta hacer suyas todas las antiguas propuestas del baile de Sevilla. Si en su anterior espectáculo ya le habíamos adivinado un acercamiento a las formas "viejas" de bailar, en este &dentidades se mete en la piel de seis maestras  y en la de se su propio padre. Y además invito al Farru a hacer lo propio con su abuelo Farruco.
Matilde Coral, Manuela Carrasco, Milagros Mengíbar, Loli Flores, Carmen Ledesma, Eugenia de los Reyes y los ya mencionados José Galván y Farruco fueron los elegidos para dar cuerpo a esta propuesta. Pastora calcó cada un de los bailes y Farru casi nos transportó a ver a su abuelo bailando por soleá. Como ejercicio de imitación solo podemos darle un diez, como ejercicio de arqueología flamenca lo mismo y como reivindicación y muestra de lo que ha sido la escuela de baile sevillano en las últimas décadas solo pueden caber alabanzas.
La propuesta está también,perfectamente formulada desde lo dramático, la mano de Antonio Canales en la dirección es evidente y dota de garantías a toda la propuesta tanto en la rítmica interna del espectáculo como en un atinado diseño de luces y escenográfico.
El acompañamiento musical cumplió con nota y la presencia de Tía Juana la del Pipa dotó de profundidad a la mágica escena de Farruco.
Sin embargo y de nuevo, desde un prisma muy personal, un servidor echó de menos que Pastora aportase algo de su propia cosecha, que el ejercicio de investigación se convirtiese en muestra de progresión en su propio baile. El espectáculo es muy entretenido, con momentos de una nostalgia y un disfrute inmenso, que nadie se equivoque, pero a mi me hubiese gustado ver a Pastora bailar y proponer sobre las coreografías que calcó al milímetro. Tampoco me hubiese importado prescindir de el número por tangos de Farru, tan virtuoso como carente de peso y tan espectacular como fuera de lugar en un espectáculo de esta índole.
Pastora baila como los ángeles, y ahorra sabemos que es capaz de imitar con precisión de cirujano a las maestras del ayer. La duda que me queda y que supongo veré aclarada en su próximo espectáculo es si lo imitado va a ser incorporado a su ya exuberante manera de bailar, ojalá así sea y la sevillana crezca y se agrande un poco mas.


Ficha:


Baile
: Pastora Galván


Cante: Galli de Morón y Cristian Guerrero


Toque: Ramón Amador y Pedro Sánchez


Interpretación: María del Mar Montero ‘La Canija’


Artistas invitados: Juana la del Pipa y Farru

lunes, 6 de octubre de 2014

Arcángel.Bienal de Sevilla 2014. Viernes 3 de Octubre. Teatro Lope de Vega.


Que Don Francisco José Arcángel Ramos no cante en el Maestranza en una Bienal no es de recibo, y con mas razón cuando algunos tienen dos días en el teatro grande de Sevilla. Lo que voy a decir no puede ser mas subjetivo, pero para un servidor Arcángel es el máximo exponente del cante flamenco de su generación.Con 37 años goza de una madurez descomunal, conoce el cante al dedillo, tiene un soberbio control de la voz, sabe plantarse en un escenario sin imposturas ni ínfulas de gran estrella, sabe escoger a los que lo acompañan y rema para que sus compañeros den lo mejor de si mismos,demostrando que el talento ajeno no resta fuerzas al propio, sino al contrario, el talento ajeno hacer crecer exponencialmente las capacidades que uno atesora.
Con todo lo enorme que es el Lope de Vega, anoche se le quedó corto al onubense. La propuesta que trajo fue cantar, a su manera, con memoria para recordar, con los pies enraizados en el ahora y los ojos fijos en el mañana.
Lo primero que hizo fue homenajear a quienes "vendían con gracia y sabiduría", pregón tras pregón. Miguel Ángel Cortés encendió la luz de su guitarra y el cantaor se fue a su lado a cantarle al oído por malagueñas, Dani de Morón replicó desde la parte opuesta del escenario y la segunda letra la cantó apoyado en la silla del guitarrista. Sin pausa abandolaos, sin pausa tangos, y Camarón rondando las tablas y la Estrella de Enrique Morente en tonos imposibles para traer mas memoria al presente. Dani le puso cuerdas al taranto y Miguel Ángel a las seguiriyas. Y los dos genios de la sonanta se fueron al centro a recrearse en la maestría propia y ajena, a proponerse trémolos y picados, como si estuviesen en su propio recital. Arcángel los puso en el centro del escenario para que todos les escuchásemos embelesados y al cierre el apareció con los Mellis y Diassera en el patio de butacas para cantar por bulerías,sin mas compañía que las palmas, para cantar de dulce.

De vuelta al escenario las guitarras doblaron compás para que sonasen a la mitad los tientos, en otro ejercicio de traer el futuro al presente y poner el cante añejo en mitad de la propuesta.
Por cantiñas se miró en La Perla y en Chano, después nos preguntó , "a que sabe la vida, a que te sabe, dime si a servidumbre o a libertades", alegrías de Córdoba y exhibición de destreza rítmica en el cante. El final por bulerías ya tenía al teatro esperando para ponerse en pie a aplaudirle.
Cuando habló no habló en singular, lo poco que dijo fue para dar alabanzas a sus compañeros en las tablas y a Isidro Muñoz y con la misma sencillez con la que llegó, se marchó.
Arcángel es un cantaor extraordinario, con unas capacidades incuestionables y que con los años no solo ha afianzado su propuesta sino que va marcando época en el flamenco. Mientras otras voces mas publicitadas y glorificadas carecen de un sello propio, de una identidad mas allá de la revisión de los sellos ajenos, el onubense ha apostado por cantar a su manera, por cantar dejando huella. Ayer lo volvió a demostrar y quien no quiera verlo en la primera linea del cante, en el mayor de los escenarios y  quien no le  dedique el respeto y el lugar que merece,tiene a mi parecer motivaciones ajenas a lo artístico.


Ficha:


Cante: Arcángel


Guitarra: Miguel Ángel Cortés, Dani de Morón


Coros: Los Mellis


Percusión: Agustín Diassera

viernes, 3 de octubre de 2014

Adela Campallo, Rafael Campallo y Juan Campallo. Sangre. Bienal de Sevilla 2014. Jueves 2 de Octubre. Teatro Lope de Vega


Los Campallo sacaron Sevilla a escena. La Sevilla de raigambres familiares, la de los clanes flamencos. La Sevilla de barrios, esa que no se forma tan solo en las academias. Empezaron los tres al unisono y al unisono terminaron. Porque el espectáculo, Sangre, es un espectáculo donde bailan Adela y Rafael, pero también es un espectáculo en el que Juan Campallo lo llena todo con su música. Esta sangre es sangre de tres,diga lo que diga el programa de mano. No veía a Rafael desde aquel Al compás de Soler de la Bienal de 2010 y A Adela la había disfrutado en un baile que nada tenía que ver con el de anoche.A Rafael lo vi mucho mas maduro, mas seguro y con muchas ganas de pasarlo bien, a Adela mucho mas "antigua" con un peso escénico grande, casi convertida en directora de escena.
Juan por su parte navegó entre el clasicismo y la vanguardia en las composiciones que junto a David Vargas ha creado para que calcen exactamente en los zapatos de sus hermanos. Y esa fue la tónica general del espectáculo, una mezcla de tradición y actualidad  bien equilibrada, sin estridencias, con una Adela que bailó para comérsela por caracoles y un Rafael que lo bordó por Farruca y en unos tangos que sonaban en una radio añeja.. Con ambos bien coordinados en el paso a dos por soleá y sueltos en las bulerías.
Además nos regalaron a un Enrique el extremeño que se lució por soleá, a una Carmen Ledesma con la que un servidor pierde el norte cada vez que la ve, bailó por bulerías como solo saben las flamencas viejas, no puedo ser objetivo con ella. Y además una emocionante aparición de Jose Antonio Ruiz, que pese a su retiro sigue demostrando estar en forma para el baile y que protagonizó uno de los momentos mas sentidos y dramáticos de la noche junto a Rafael.
El patrás también se sostuvo con fuerza y el Londro y Jesús Corbacho dejaron claro que están sobrados de tablas.
El espectáculo se sostiene en el baile sin problemas sin embargo no hay tanta consistencia dramaturgica , perdemos el norte  y los porqués y paraqués en varios momentos. La iluminación es una delicia y la quiero destacar ya que de momento me ha parecido la mejor trabajada de lo que he disfrutado de Bienal, sencilla y muy efectiva.
Y el espectáculo se resume perfectamente en la última imagen, con Juan en el centro guitarra en mano, Adela a su izquierda y Rafael a su derecha, mientras la voz de su madre suena por fandangos pidiéndoles que no dejen de quererse nunca.




Ficha:


Baile y coreografía: Rafael Campallo y Adela Campallo

Guitarras: David Vargas, Juan Campallo


Cante: Enrique el Extremeño, Jesús Corbacho, Londro


Percusión: Raúl Botella, Javi Silva


Colaboración especial: Begoña Arce, Hugo Sánchez


Artistas invitados: José Antonio Ruiz, Carmen Ledesma

miércoles, 1 de octubre de 2014

José Valencia. Directo. Bienal de Sevilla 2014. Martes 30 de Septiembre. Teatro Lope de Vega.

No vamos a descubrir hoy a José Valencia. El de Lebrija ha sido casi con toda probabilidad el cantaor mas solicitado en los últimos años  por decenas de bailaores. Su maestría en el cante de acompañamiento es vox populi y a algunos nos sacó una espina clavada la publicación, después de mucha espera, de su primer disco , "Solo Flamenco".
Anoche en el Lope , José Valencia cantaba lo que será su segundo disco, "Directo" y ni la presión de la grabación, ni la de hacerlo en plena bienal parecieron afectarle .
No quisiera entrar en un análisis baldío de palos y de estilos. José está capacitado para cantar sobradamente lo que se proponga y atesora sabiduría como para sorprender con sus cantes y al mismo tiempo para bucear en las voces y los cantes de antaño.
Si quiero destacar alguna sorpresa que me llamó poderosamente la atención en el repertorio. como fue el caso de la granaina, un registro al que José no nos tiene acostumbrado y al que sin embargo sacó lustre. De igual forma  destaco el cante por liviana que si bien nos privó de escucharlo por seguiriyas nos trajo al paladar los ecos de Juan Peña. El inicio en el que ligó pregón, toná y bulerías también sorprendió y encendió a un teatro que anoche lo jaleó  tanto como el trío de palmeros que lo acompañaba.
No hubo una puesta en escena demasiado teatralizada, tan solo dos mesas con sus bancos y sillas y una fachada lebrijana. José en este ámbito también acumula miles de horas de escenario  y sabe moverse con la pausa y la energía necesaria para que la solemnidad del cante y la apuesta dramática encajen de forma impecable.
Lo demás vino de las doce cuerdas de Parrilla y Requena y de la pasión desmedida del cantaor, de esa forma descomunal que tiene de entregarse, de no guardarse ni un gramo de aire. A quien no lo haya escuchado nunca hay que contarle que cantó a toda maquina una hora y veinte minutos, sin pausas ni momentos para la relajación, con una intensidad difícil de ver en ningún otro cantaor de la actualidad.
La respuesta del público fue tan agradecida como generoso su esfuerzo, José sigue postulándose como uno de los grandes cantaores de estos tiempos, como uno de los que dentro de unos años, los cantaores del futuro usaran como referente.


Ficha:

Cante: José Valencia

Guitarras: Juan Requena y Manuel Parrilla


Compás; Bobote, Manuel Valencia y Juan Diego Valencia